El proceso interno de aprendizaje de un idioma y cómo lo asimila nuestro cerebro

Un estudio realizado por Benjamín Levy, psicólogo de la Universidad de Oregon y su colega el doctor Michael Anderson publicado en Psychological Science, ha descubierto que las personas que se olvidan de las palabras en su lengua materna mientras están aprendiendo un nuevo idioma, pueden estar demostrando una estrategia de adaptación para facilitar el proceso de aprendizaje. Los investigadores sugieren que el fenómeno, conocido como “desgaste de la primera lengua”, no refleja la falta de uso, sino la inhibición activa de las palabras familiares de la lengua nativa, que pueden actuar como distracciones.

Los participantes en el estudio, que habían completado un año o más de español a nivel universitario, pero que el primer idioma era el inglés, se les pidió nombrar objetos repetidamente en español. Cuanto más lo hicieron, más difícil les resultó a dar el equivalente en inglés. Los investigadores sugieren que nombrar los objetos en otro idioma tiene un efecto inhibitorio, por lo que es más difícil recuperar los términos correspondientes en la lengua materna. Los participantes bilingües eran mucho menos propensos a demostrar estos efectos.
Los investigadores sugieren que la supresión del conocimiento para facilitar el aprendizaje puede parecer contradictorio. Sin embargo, sostienen que es crucial en las primeras etapas de aprendizaje de un nuevo idioma, cuando los estudiantes deben ignorar activamente palabras familiares de la lengua nativa para poder progresar. Esto se hace menos necesario a medida que aumenta la fluidez.
Puede que algunos de nuestros estudiantes hayan observado que les sucede algo parecido, pues ya saben que no deben preocuparse, es de lo más normal y, parece, que hasta algo positivo.

Benjamín Levy comentó: “El desgaste de la primera lengua es un ejemplo notable de cómo puede ser de adaptativo, al menos temporalmente, olvidar cosas que uno ha aprendido.”

La adopción internacional arroja luz sobre el aprendizaje de idiomas. La investigación realizada por Jesse Snedeker de la Universidad de Harvard y sus compañeros publicada en la revista Psychological Science, ha descubierto que las metas del desarrollo del lenguaje no son simplemente una función del desarrollo cognitivo, sino una consecuencia del propio proceso de aprendizaje. El estudio encontró que los niños mayores adoptados a nivel transnacional, que pierden rápidamente su idioma original y comienzan a hablar con fluidez con el de su familia adoptiva, atraviesan etapas similares a las experimentadas en los bebés que aprenden su lengua materna.

Los investigadores explican que los niños empiezan diciendo una palabra cada vez, la mayoría utilizando sustantivos, especialmente los nombres de las cosas que se pueden presentar visualmente, o palabras sociales. A medida que crecen las frases se hacen más largas y complejas, con la introducción de los verbos y otras formas gramaticales.

En el citado estudio, los investigadores monitorizan la adquisición del inglés como segunda lengua en los niños adoptados de China entre las edades de dos y seis años durante los primeros 12 meses en EE.UU. Encontraron que hay una réplica de las etapas del desarrollo del lenguaje en los niños, inicialmente aprendiendo muchos sustantivos, pero pocos verbos o palabras gramaticales. Del mismo modo, expresaban palabras aisladas inicialmente, y luego frases muy cortas. Sin embargo, los niños adoptados progresan a través de estas metas más rápidamente que los niños pequeños, lo que sugiere que muchos de ellos se pondrán al día con sus compañeros.
Misterios del comportamiento del cerebro humano ante el reto de asimilar un nuevo idioma.

Comentarios

Las cookies ayudan a ofrecer un mejor servicio. Al navegar acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies